Review: Moto Z Play

La familia Moto Z (Moto Z, Moto Z Play y Moto Z Force) es la primera de Lenovo en incorporar módulos para ampliar las capacidades del celular, un camino iniciado por LG con su G5, aunque de una manera muy limitada si se la compara con lo realizado por Moto.

Las características de los Moto Mods, así se llaman los módulos que acompañan a los Moto Z, las veremos en detalle más adelante. Por ahora, es momento de enfocarse en el Moto Z Play.

Resumen

El Moto Z Play mantiene el camino ascendente de Moto, que a las prestaciones sobresalientes de sus teléfonos logró sumar ahora un diseño refinado. ¿El resultado? Sin los Moto Mods, el Moto Z Play es uno de los equipos más completos del mercado, ratifica la buena relación entre calidad y precio de la marca y obliga a pensar si está en la gama alta o medio alta del segmento. Con los Moto Mods, el Moto Z Play se convierte en un dispositivo único, no solo porque no tiene competencia sino también porque inscribe el inicio de la prometedora era de los celulares modulares.

Sin contar el excelente rendimiento, los puntos fuertes del Moto Z Play son su lector de huellas, el diseño, la cámara y, por sobre todo, la autonomía. Más de dos días de uso con una sola carga, algo imposible de obtener con otros equipos.

Su punto más débil es quizás el resultado de las fotos en condiciones de poca luz, aunque hay que reconocer que Lenovo logró mejorarlo con respecto a lo que sucede con modelos anteriores y que este es un mal que afecta a la gran mayoría de los fabricantes.

El Moto Z Play es resistente a salpicaduras, llovizna y derrame de líquidos. La presencia de los conectores para los Moto Mods hace que no soporte inmersiones.

Diseño

El Moto Z Play mantiene el diseño de la actual familia de smartphones de Moto, es decir, sin las curvas en la parte trasera que tenían los Moto X. Se parece mucho a los Moto G4, aunque con algunas diferencias: las terminaciones son de mayor calidad y en la parte frontal puede observarse, después de años, la presencia de la marca Moto.

En la parte delantera, el lector de huellas sobresale sobre el sector inferior y es igual de rápido y efectivo que el presente en el Moto G4 Plus. Sirve para bloquear o desbloquear el dispositivo, realizar pagos y se pueden configurar más de cuatro huellas.

En el lado trasero se destacan la presencia de cristal, la cámara y los conectores para los Moto Mods. En la caja viene incluido el Moto Mod Style Shell de color rojo: se trata de una carcasa de nylon balístico que ofrece un mejor agarre y permite evitar que los dedos se marquen constantemente en el cristal.

Leer más  Moto GamePad, el Mod que convierte al Moto Z en una consola de videojuegos

En la parte inferior se destacan el conector USB-C y la entrada para auriculares de 3,5 mm, una ranura ausente en el Moto Z (los audífonos se conectan al USB-C) que sí tiene lugar en el modelo Play gracias a que Moto decidió dar muchísima más batería a esta versión y por ende tiene más espacio para sumarla.

¿El agarre? Sostenerlo con una mano es algo incómodo al principio, sobre todo sin el Style Shell, algo que mejora después de unos días de uso.

Autonomía

La batería del Moto Z Play merece un capítulo aparte en cualquier review. Es de 3.510 mAh, más cercana en capacidad a la de una phablet que a la de un smartphone. Y eso, en el caso de Moto, es muchísimo porque sus móviles se caracterizan por estar entre los de mayor autonomía, sin importar en qué gama compitan.

Con un uso intensivo (llamadas, mail, redes sociales, juegos y música), la batería del Moto Z Play se acerca a los dos días sin problemas. Pero esa medida no es justa: en condiciones normales, la autonomía del dispositivo alcanza (y a veces supera sin problemas) los dos días.

Con el Moto Z Play, el usuario se olvida definitivamente de buscar un enchufe en donde conectarlo. En cualquier caso, cuenta con recarga rápida: 15 minutos de carga entregan 8 horas de autonomía.

bateria-moto-z-play

La temperatura del móvil se incrementa de manera considerable durante la recarga, algo que invita a no usarlo en ese momento. Luego de ese proceso, la temperatura baja a condiciones normales.

Pantalla, velocidad

El Moto Z Play ostenta una pantalla Super Amoled de 5,5’’ (1080 x 1920) y 403 ppi. En condiciones de poca luz tiene un rendimiento más que suficiente, algo que se replica cuando hay demasiada luminosidad: apenas subir un poco el brillo alcanza para ver contenidos sin problemas.

Ofrece 32 GB de almacenamiento (24 GB disponibles) y ranura para microSD de hasta 2 TB, “para cuando se invente”, como dice la empresa, ya que en la actualidad la capacidad máxima es de 200 GB.

El móvil cuenta con un Qualcomm Snapdragon 625 (octa core a 2 GHz) y 3 GB de RAM, por debajo del Snapdragon 820 y los 4 GB de RAM del Moto Z, pero suficientes para realizar cualquier tarea sin temor a que flaquee.

El rendimiento es otra vez una garantía de Moto gracias a la decisión de poner Android casi puro en sus móviles. Nada de software innecesario o interfaces pesadas. El Moto Z Play solo lleva alguna app de seguridad, los gestos y las notificaciones inteligentes para acceder a mensajes importantes sin necesidad de activar la pantalla.

moto-z-play-5

Cámara

El Moto Z Play cuenta con una cámara de 16 MPX con apertura de f/2, enfoque automático láser y por detección de fases y un flash LED doble. Ofrece modo profesional y graba videos en 4K.

Leer más  Moto X4: cámara dual, realidad aumentada y Alexa como asistente

Aunque esas sean características sobresalientes, la cámara es el punto más fácil y complicado de definir. ¿Cómo es esto? En condiciones de luz normal las fotos son excelentes, algo que no siempre sucede cuando hay poca.

El enfoque (y control de exposición) mediante el corchete que se puede arrastrar por la pantalla, un clásico en la familia Moto, funciona de manera perfecta en el Moto Z Play.

Sin embargo, la cámara no siempre tiene buenos resultados con las fotos en condiciones de poca luz, algo que no debería generar murmullo ya que son poquísimos los teléfonos que en modo automático logran buenas imágenes en un ambiente poco favorable.

En este momento es en donde hay que destacar la presencia del modo profesional en el Moto Z Play, que permite, de forma sencilla, controlar diversos parámetros para que las fotos salgan lo mejor posible. Y lo logra.

Fotos tomadas con el Moto Z Play

Conclusión

El Moto Z Play sorprende por sí solo; no hay necesidad de acudir a los Moto Mods para relatar sus puntos destacados. Es otro celular de la casa norteamericana que puede ser recomendado a cualquiera que busque cambiar su equipo. Sin que haya reclamos, por supuesto.

Desde hace años, Moto ofrece una performance sobresaliente en todas sus líneas de equipos. Con el Moto Z Play va un paso más allá gracias al nuevo diseño y los Moto Mods, que serán compatibles con las líneas futuras de smartphones. Dicho de otra manera: comprar un Moto Mod hoy garantiza que podrá ser empleado más adelante en otros celulares.

Liberado, el precio del Moto Z Play es de $18.000, un valor que lo pone a competir en el segmento alto del mercado.

Especificaciones completas Moto Z Play

  • Pantalla: 5,5’’ Super Amoled (1080 x 1920) 403 ppi
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 625 (octa core a 2 GHz)
  • Sistema operativo: Android 6.0.1
  • Memoria: 3 GB RAM
  • Almacenamiento: 32 GB de almacenamiento, apmpliables mediante microSD de hasta 2 TB
  • Tamaño: Alto 156,4 mm
    Ancho 76,4 mm
    Profundidad: 6,99 mm
  • Peso: 165 gramos
  • Cámara: principal de 16 megapíxeles (f/20) con enfoque automático láser y por detección de fases. Graba 4K. Cámara secundaria de 5 MPX con apertura de f/2.2 y flash
  • Sensores: lector de huellas dactilares, acelerómetro, giroscopio, luz ambiente, magnetómetro, proximidad y efecto Hall
  • Batería: 3.510 mAh

Comentarios

Te puede interesar