El acoso y los ataques organizados en contra de ciertos creadores de contenidos amenazaban con convertir a YouTube en una plataforma tóxica. ¿La solución? El número de No me gusta dejará de mostrarse de manera pública.

La decisión de YouTube llega tras una prueba iniciada en marzo y que logró comprobar la teoría: ocultar el número de No me gusta disminuye el uso del botón, sobre todo cuando se trata de campañas pensadas para atacar a un creador de contenido en particular.

Las estadísticas de YouTube mostraron que los ataques de ese tipo tenían como principales blancos a los creadores de contenidos nuevos o aquellos más pequeños, algo que les impedía crecer de manera equitativa con los más antiguos.

La idea de YouTube es mantener el botón de No me gusta, sin el conteo, pero mantener visible el recuento de manera privada para que los creadores de contenidos puedan contar con una herramienta importante para saber qué videos prefieren sus seguidores.

“Queremos crear un espacio inclusivo y respetuoso en el que los creadores tengan la oportunidad de prosperar y sientan confianza para expresar sus ideas. Esta es solo una de las muchas medidas que estamos tomando para seguir protegiendo a los creadores frente al acoso”, explicaron desde YouTube.

La decisión de YouTube sigue a la de servicios como Twitch, donde ocurren los llamados hate raids: gente que se organiza para entrar de repente en un vivo a insultar, algo que llevó a la compañía a demandar a los atacantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here