Con Grin, el alquiler de monopatines eléctricos llega a Buenos Aires

El alquiler de monopatines eléctricos llega a Argentina este año: ingresos extra para comercios y posibles problemas para la circulación

El servicio de alquiler de monopatines eléctricos de la mexicana Grin estará disponible durante el primer semestre de 2019 en algunas ciudades de Argentina, convirtiéndose en el primero de este tipo en el país.

La confirmación llegó a través de Rappi, empresa de delivery con la cual Grin tiene una alianza para permitir el desbloqueo de los monopatines desde cualquiera de las dos apps y facilitar la instalación de estaciones de retiro en zonas comerciales.

El alquiler de monopatines Grin funciona de manera sencilla: el usuario debe encontrar la “estación Grin” más cercana a través de la app, disponible para Android e iOS. El siguiente paso es desbloquear el monopatín mediante un código QR que ofrece la app y finalmente utilizarlo.

Además de una tarifa base, el usuario abonará por kilómetro recorrido, siempre mediante la tarjeta de crédito que tenga asociada a la app.

Grin App

Grin es parte de una oleada de empresas de alquiler de vehículos personales eléctricos, un segmento en crecimiento constante. Uber, por ejemplo, compró Jump (alquiler de bicicletas eléctricas) y financia a Lime, competidora de Grin con gran presencia en EEUU y Europa.

Leer más  ¡Al fin! Google Maps ahora permite ver en cuánto tiempo llegan a la parada colectivos y subtes en la Ciudad

Grin desembarcó hace pocos días en Uruguay y aún tiene abiertas búsquedas laborales para Argentina.

Ingresos extra

Además de utilizar la app de Rappi o Grin para desbloquear el monopatín eléctrico, la alianza entre ambas compañías tendría otro beneficio para los comercios gracias a las Zonas Grin.

Una Zona Grin es un espacio en donde los monopatines eléctricos son estacionados, retirados y recargados. Los comercios ubicados en el área de cobertura de Grin pueden formar parte del programa, recibiendo un pago por la recarga de los vehículos.

La red de socios que posee Rappi en las ciudades donde opera permitiría que Grin pueda llegar más rápido a todos ellos y así contar con estaciones de retiro y devolución de monopatines en prácticamente todas las cuadras en donde opere.

Además del dinero extra por recargar monopatines, los comercios verían incrementar la cantidad de transeúntes en la zona, algo que atraería más clientes.

Problemas

Ciudades como Madrid y México, de donde es oriunda Grin, encontraron en los monopatines eléctricos una solución para la movilidad urbana en distancias cortas.

Leer más  Video: Boeing completó con éxito la primera prueba de vuelo su taxi autónomo eléctrico

Sin embargo, se multiplican las quejas por el mal uso que se hace de esos vehículos: los usuarios los dejan en cualquier lado, entorpeciendo el desplazamiento de transeúntes por las veredas; muchos circulan en contramano por calles y veredas, sin medidas de protección como cascos o algunas que permitan visualizarlos durante la noche.

De hecho, gran parte de los mensajes de Grin en Twitter tienen que ver con consejos para utilizar el servicio de manera adecuada, sin molestar ni entorpecer el tránsito en calles y veredas.

Grin enfrenta algunos problemas legales en Ciudad de México, donde las autoridades comenzaron a retirar monopatines de las calles.