WhatsApp, Telegram o Signal: ¿cuál respeta más la privacidad?

La actualización de los términos y condiciones de WhatsApp reavivó la competencia con Telegram y Signal en el mundo de la mensajería móvil, desde donde mantenemos contacto con familia, amigos, parejas, la oficina, servicios de pago, empresas… ¿qué diferencias tienen entre sí y cómo cuidan la privacidad?

El primer paso de este análisis debe incluir datos sobre quiénes están detrás de WhatsApp, Telegram y Signal.

WhatsApp es propiedad de Facebook desde 2014 y cuenta con más de 2.000 millones de usuarios.

Telegram le sigue en importancia gracias a sus 500 millones de usuarios y es un desarrollo de una organización autofinanciada y sin fines de lucro fundada por los hermanos rusos Nikolái y Pável Dúrov, con sede actual en Dubai. Esperan monetizarla en breve sumando funciones para usuarios premium, sin vender la app a terceros ni publicidad.

Telegram es una app de código abierto, que puede ser consultado en: https://telegram.org/apps#codigo-fuente. Permite compilaciones verificables, así que cualquiera puede verificar de forma independiente que el código en GitHub es exactamente el mismo que se utilizó para construir las aplicaciones que se descargan desde el App Store o Google Play.

Signal es una aplicación de código abierto, cuyas librerías y protocolos se encuentran publicados en github. Comenzó a tomar relevancia en 2015 luego de que Edward Snowden elogiara su privacidad y seguridad en una conferencia. Cuenta con mas de 10 millones de usuarios, cifra en crecimiento gracias a recomendaciones de figuras como Elon Musk, recuerdan desde ESET.

Términos de servicio y Políticas de privacidad

Cada una de las apps tiene una extensa sección dedicada a términos de servicio y privacidad, lo que puede resultar tedioso de leer.

El sitio Terms of Service; Didn’t Read (o ToSDR) permite obtener información instantánea sobre los puntos principales de los términos y condiciones de los servicios más populares de internet.

Categoriza a WhatsApp con grado E, que agrupa a las plataformas con términos de servicio que plantean preocupaciones de privacidad muy serias. Entre ellos, que los datos recopilados pueden ser compartidos con terceros y utilizados con fines publicitarios.

Telegram y Signal están categorizadas con grado B, que significa que los términos de los servicios son justos para el usuario, pero podrían mejorarse.

Ambas comparten un punto en común a tener en cuenta: los términos y condiciones podrían cambiar en cualquier momento y el usuario deberá estar de acuerdo para utilizar el servicio.

Recopilación de datos

Signal es la gran ganadora de este apartado ya que solo recopila tu número de celular. Le sigue Telegram, que además de ese dato agrega nombre de perfil, foto y descripción; correo electrónico para la verificación de dos pasos y recuperar la cuenta; números de todos los contactos; y GPS al usar las funciones de compartir ubicación.

En el caso de WhatsApp, la lista es más extensa. A lo anterior, se le suman:

  • Grupos a los que te uniste y listas de difusión a las que te asociaste
  • Ubicación aproximada a través de la IP y el número de celular
  • Información sobre el dispositivo y la conexión: modelo, sistema operativo, navegador, idioma, zona horaria, dirección IP e información de la red móvil (potencia de la señal y proveedor)
  • Actividad: cómo y cuándo utilizas el servicio (incluido cuando interactúas con una empresa) y el tiempo, la frecuencia y la duración de tus actividades e interacciones. Archivos de registro, informes de diagnóstico, error, y rendimiento

“A simple vista sorprende la cantidad de datos que recopila WhatsApp frente a Telegram o Signal. Esta claro que hay datos esenciales que facilitan el funcionamiento de estas apps, como el número de teléfono, el perfil del usuario o los contactos. Si bien el resto de los datos que WhatsApp recolecta son utilizados para mejorar la experiencia del usuario, proveer soporte e integrarlo con otras aplicaciones de Facebook, entre otras cosas, también resulta un poco excesivo en términos de privacidad”, remarcaron desde ESET.

Privacidad

FunciónWhatsAppTelegramSignal
Cifrado ‘Extremo a extremo’ ​Mensajes Si. Metadatos No​Solo en chats secretos​Si, incluso metadatos​
Eliminar mensajes​SiSi​Si​
Mensajes temporales (Autodestrucción)​Si, después de 7 díasSi. En 1 o 7 días en chats normales. ​A partir de 1 segundo en chats secretosSi​
BackupSi. Sin cifrar en Google Drive​Si. En nube propiaSolo local​
Verificación en dos pasos​PIN opcionalPIN opcionalPIN de bloqueo​ por defecto
Bloqueo de aplicación​Si, por huella​Si, pin y huella​Si, bloqueo Android​
Bloqueo de capturas de pantallaNoSolo en chats secretosSi
Enmascarar IP en VideollamadasNoSiSi
Remitente confidencialNoParcialSi
Notificaciones sin contenidoNoSiSi
Fuente: ESET

La promesa del cifrado de extremo a extremo o los mensajes que se autoeliminan tampoco son lo mismo.

WhatsApp encripta los mensajes, pero no los metadatos (por ejemplo, a quién está dirigido el mensaje) y Signal en todos los casos, incluso los metadatos.

“Todos los mensajes en Telegram están cifrados en base al protocolo MTProto, completamente documentado y disponible en: https://core.telegram.org/mtproto. Es importante tener en cuenta que Telegram tiene chats privados y públicos. Los chats públicos solo pueden ser grupos o canales, siempre y cuando el propietario de esos chats así lo haya establecido en los ajustes”, explicaron desde Telegram.

En Signal y Telegram (aquí solo en los chats secretos) se suma la posibilidad de autodestruir un mensaje una vez que fue leído por el receptor. En el caso de WhatsApp, esta opción está disponible una vez que pasaron 7 días de la recepción del mensaje, un tiempo demasiado prolongado frente a los minutos o segundos que ofrecen sus competidores.

El sistema de backup es otra diferencia: WhatsApp lo ofrece en Google Drive, sin cifrar; Telegram en su nube; y Signal únicamente de manera local.

¿Y si alguien quiere tomar una captura de pantalla? En WhatsApp se puede, en Telegram solo en los chats públicos y en Signal bajo ninguna circunstancia.

Signal también es la única que permite enmascarar la IP en las videollamadas.

En Telegram también se puede enmascarar la IP para videollamadas, en Ajustes > Privacidad y seguridad > Llamadas > Peer-to-Peer. Por otro lado, también cuenta con la opción de ocultar el número de teléfono (por defecto, sólo se muestra a quienes son contactos y puedes seleccionar no mostrarlo a nadie en Ajustes > Privacidad y seguridad > Número de teléfono)

Otra diferencia a favor de Telegram y Signal es que permiten recibir notificaciones sin contenido, algo imposible en WhatsApp.

Por último, Signal suma algunos puntos extras, ya que permite anonimizar la dirección IP del remitente en videollamadas y enviar mensajes sin revelar el número de teléfono o perfil del emisor.

Conclusiones

Está claro que cada app tiene sus ventajas y desventajas, algo relacionado no solo con sus funciones sino además con la popularidad, medida en cantidad de usuarios y, por ende, con cuántas personas se podrá hablar por esa vía.

WhatsApp resulta ganadora en ese último aspecto, con muchas funciones para hacer más fluidas y entretenidas las conversaciones. Pero la cantidad de datos que se ceden al conglomerado Facebook podrían no encajar con las necesidades y gustos de todos.

Telegram se ubicaría en un lugar intermedio entre Signal y WhatsApp, con una cantidad de usuarios en aumento y cada vez mas popular. Pertenece a una empresa privada, pero recopila muchísima menos información y tiene las mismas (o incluso más) prestaciones que WhatsApp. Si solo se la desea usar para conversaciones privadas, es necesario recordar activar los chats secretos.

Signal es claramente la aplicación que mejores funcionalidades de seguridad posee, además de garantizar la privacidad de tu información. Su mayor contra es la poca difusión que tiene.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil