Los temores de la industria de relojes suiza cuando Apple desembarcó en el segmento tenían justificación. Las ventas de Apple Watchsuperaron por cerca de 10 millones de unidades a las de las clásicas marcas, combinadas.

Los datos de 2019 indican que se despacharon 30,7 millones de Apple Watch en todo el mundo, por encima de los 21,1 millones de las empresas suizas del sector.

Eso representó un crecimiento de 36% con respecto a 2018, cuando Apple entregó 22,5 millones de smartwatch. En ese año, las empresas de relojes suizas despacharon 24,2 millones de unidades, por lo que sus ventas retrocedieron 13%.

De acuerdo con cifras del año pasado, Apple lidera cómoda la lista de las empresas que más smartwacth venden.

“Una mezcla de diseño, sencillez de uso y apps hacen que el Apple Watch sea más popular en América del Norte, Europa y Asia”, estimó Steven Waltzer, analista de Strategy Analytics, la consultora que elaboró el informe.

“Los relojes analógicos todavía son populares entre los consumidores de más edad, pero los jóvenes se inclinan por los smartwatch y las pulseras de actividad”, agregó Neil Mawston, director ejecutivo de Strategy Analytics, que puso en duda el futuro de compañías como Swatch, Tissot y TAG Heuer, entre otras.