Demora suele ser sinónimo de atención en cualquier entidad financiera, algo con lo que Naranja busca terminar a través de las sucursales de experiencia digital. Inauguró una de ese tipo en la ciudad de Córdoba, la segunda tras la de San Isidro, en Buenos Aires.

¿En qué consisten? En lugar de una sala de espera, el local cuenta con un sector de autogestión digital y personal con tablets para ayudar a los clientes con sus trámites, que además pueden interactuar con un videowall interactivo.

“Nuestro objetivo es ofrecerle a cada cliente un servicio personalizado basado en su perfil y en sus necesidades, priorizando el vínculo y maximizando la experiencia que tenga con Naranja: ya sea al ir a la sucursal a efectuar cualquier operación o a través de nuestros medios digitales. Queremos combinar lo mejor de ambos mundos”, explicó Miguel Peña, vicepresidente de Naranja.

La renovada sucursal está ubicada en Mariano Fragueiro 1980, en el barrio de Alta Córdoba, y sus horarios de atención serán de lunes a viernes de 8:30 a 13:30 y de 15:30 a 18:30.

En paralelo, la compañía cuenta con un espacio de características similares en Avenida Centenario 401, San Isidro (Buenos Aires), donde los clientes pueden acceder a las nuevas formas de atención y gestión.