Lee Jae-yong, heredero y vicepresidente de Samsung Electronics, fue acusado formalmente por soborno y malversación de fondos, un escándalo que obligó al gigante surcoreano a cerrar su oficina de estrategia corporativa.

Lee está detenido desde el 17 de febrero por su aparente participación en un escándalo por corrupción que causó la caída de la presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye.

Los fiscales creen que el heredero del imperio electrónico, de 48 años, autorizó el apoyo financiero de Samsung a Choi Soon-sil, amiga íntima de la presidenta Park Geun-hye y apodada la “Rasputina surcoreana”, a cambio del visto bueno del gobierno en un acuerdo de fusión de dos de sus filiales.

«Pedimos perdón por la controversia social y el sufrimiento que hemos causado», dijo el vicepresidente ejecutivo de Samsung Group, Lee June.

Lee prometió en diciembre el cierre de la oficina de estrategia corporativa de Samsung, llamada Future Strategy Office, un centro neurálgico responsable de grandes iniciativas como inversiones en nuevos negocios, entre acusaciones de políticos de que era un órgano clave para ejercer presión, algunas veces de manera ilícita.

Compuesto por unos 200 empleados elegidos a dedo entre varias empresas afiliadas, la oficina no existía como una entidad legal, pero tenía un enorme poder como el instrumento de control de la familia fundadora Lee.

Vía: Reuters

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here