El Galaxy Note 7 está muerto: Samsung detiene su producción y pide a los usuarios que lo apaguen - Ovrik

El Galaxy Note 7 está muerto: Samsung detiene su producción y pide a los usuarios que lo apaguen

Samsung ordenó a sus socios mundiales que detengan inmediatamente la venta del Galaxy Note 7 tras los reportes sobre explosiones en los teléfonos de reemplazo, afectados aún por un problema en sus baterías.

Pocas horas después, la empresa confirmó que detendrá la producción del Galaxy Note 7, comunicado que llegó con un pedido a todos los dueños de ese terminal: «Ya sea un Galaxy Note 7 original o uno reemplazado deben apagar y dejar de usar el dispositivo«.

Galaxy Note 7

El primer fabricante mundial de teléfonos inteligentes dijo que tomó la decisión para permitir una «investigación profunda» de los incidentes, que hasta ayer habían provocado un mínimo freno en la producción.

En compensación, Samsung ofrece a los dueños de un Galaxy Note 7 un Galaxy S7 o S7 edge a los consumidores, bajo la promesa de reembolsar la diferencia entre un terminal y otro.

Escándalo y final

La venta de los Galaxy Note 7 comenzó el 19 de agosto. A principios de septiembre, cuando se multiplicaban las denuncias sobre teléfonos que se recalentaban y ocasionaban incendios, Samsung decidió llamar a un recambio de unidades.

Leer más  Samsung presentó los Galaxy Note 10, ahora en dos tamaños, hasta cuatro cámaras y nuevas funciones para crear contenido

La empresa adjudicó el problema a una partida defectuosa de baterías y prometió un rápido recambio de las unidades afectadas.

El programa de reemplazo comenzó a mediados de septiembre, pero a los pocos días después volvieron las denuncias: equipos considerados seguros se incendiaron en Corea, EEUU y Taiwán. Uno de los incidentes ocurrió dentro de un avión, antes del despegue.

Sin que Samsung tomara cartas en el asunto, en los EEUU, las operadoras AT&T y T-Mobile dejaron de vender las nuevas unidades del Note 7, teóricamente no afectadas por la avería.

El lunes 10 de octubre, ante la aparición de más casos, Samsung reconoció que puso un freno a la producción con el objetivo de examinar con más detalle las unidades que salen de fábrica. Como era obvio, esa decisión no era la única: la empresa surcoreana suspendió la fabricación del Galaxy Note 7.

Te puede interesar